MONUMENTOS

 

 

CASAS DE LA CALLE CRISTO

 

Situadas en los alrededores del Castillo de Doña Berenguela, estas construcciones domésticas constituyen el núcleo fundacional de la localidad bolañega, datándose su construcción entre los siglos XIV-XV.

 

Se tratan de estructuras con un marcado carácter mudéjar, como muestran los pies derechos y zapatas de madera que sustentan el artesonado de los patios. Fiel a la tradición romana transmitida por los árabes, el patio articula en torno a sí mismo todo el espacio habitacional. En estos se situaba también los pozos y pilas de piedra en las cuales las antiguas bolañegas limpiaban con esfuerzo las ropas de trabaja. Siguiendo la técnica de la arquitectura popular, las Casas de las Calle Cristo están construidas utilizado el tapial encalado (o enjalbegado) y el ladrillo de barro cocido.

 

 

Estas casas han llegado a la actualidad en un excelente estado de conservación, en tanto mantuvieron su carácter doméstico durante siglos. No obstante, esta continuidad habitacional ha conllevado ciertos cambios en su arquitectura, aunque sin llegar a desvirtuar su carácter plenamente manchego.

 

 

CASA DE SANCHA LÓPEZ DEL PERAL

 

 

Esta antiquísima construcción, próxima al Castillo de Doña Berenguela, fue edificada a principios del siglo XVII, si bien su uso y propietario inicial sigue siendo motivo de discusión. Según la tradición oral, en ella vivió Sancha López del Peral, nodriza del conquistador Diego de Almagro, quien pasó su infancia en la localidad. Con posterioridad, parece que la construcción fue utilizada como primera Casa Consistorial de Bolaños.

 

 

La arquitectura de la misma responde al tipo popular manchego, empleando en ella el tapial, el ladrillo cocido y el encalado de la fachada. Durante años la construcción fue sometida a la desidia y el paso del tiempo, si bien en el año 2013 se inició su restauración. En la actualidad, la conocida como Casa de Sancha López del Peral acoge un hotel, el “Hotel Doña Berenguela”, y un restaurante, “La Sancha”    http://www.hotelberenguela.com

 

 

CASINO DE LA VERJA

 

 

El espíritu emprendedor de la población bolañega tiene su principal reflejo en el Casino de la Verja, construido a principios del siglo XX siguiendo la moda prefijada en el siglo anterior. Su arquitectura posee un fuerte carácter neo-mudéjar, frente al modernismo y neoclasicismo imperante en el resto de casinos provinciales, el Casino de la Verja posee un encanto único.

 

 

 

Desde su construcción, el Casino de la Verja perteneció al Círculo Agrario e Industrial de Bolaños, alternando entre sus paredes el ocio y el negocio. Ya en esta época, el casino acogió entre sus paredes actividades de índole cultural y artística, siendo además sede de varias asociaciones de tipo cultural e incluso político. En el año 2013, los socios del Círculo Agrario e Industrial acordaron la cesión del inmueble al Ayuntamiento de Bolaños, siendo actualmente considerado un edificio de gran valor histórico y cultural local.

 

 

CASA DE COCA

 

En un pueblo abocado a la agricultura, como era Bolaños, el surgimiento de grandes terratenientes adinerados era habitual, pero no así el establecimiento de grandes señores con títulos nobiliarios, más próximos a la corte o los centros de poder. Es por ello que la Casa de Coca constituye una singularidad en la población bolañega.

 

La casa perteneció a Don Félix Cuartas y García, gran terrateniente local que fue nombrado caballero por el rey Alfonso XII. Se trata de la única casa nobiliaria conservada en la localidad, datada a finales del siglo XVIII y construida en un estilo plenamente barroco. Los cambios posteriores han afectado a su fachada, modificándose con los años aunque siguiendo los “cánones” de la arquitectura tradicional. Con todo, la misma aún conserva la rejería decimonónica, restaurada a principios del presente siglo, y el escudo de armas de la familia, labrado sobre mármol y situado sobre el dintel de la puerta.

 

 

En su interior, la disposición de las habitaciones se corresponde a la tradicional manchega, con estancias domésticas dispuestas en torno a un patio central cuasi-cuadrangular que presenta galerías conformadas por pies derechos y zapatas de madera.

 

 

BODEGAS DE ANTONIO MENCHERO

 

 

Durante casi un siglo, la familia Menchero ha estado vinculada a la producción vitivinícola. Práctica económica que aún mantiene en la actualidad, en la tradicional bodega situada en la Calle Legión, 27.

 

 

Dicha bodega, mantenida y restaurada con mimo concienzudo por el propietario actual, Amancio Menchero, constituye un auténtico ejemplo de patrimonio etnográfico, conservado con el cariño propio de quien ama la tradición familiar y el buen hacer.

 

De esta forma, la labor productiva vitivinícola convive en la actualidad con visitas guiadas, degustaciones de vino y variadas actividades de tipo cultural, tales como concierto de cante flamenco (http://www.vinos-menchero.com/).

 

 

 

VENTA DE BORONDO

 

 

Construida en el siglo XVI, la Venta de Borondo constituye la clásica venta de paso manchega, recuerdo de una arquitectura que salpicaba las antiguas cañadas mesteñas. La mencionada venta se úbica a tres kilómetros del casco urbano, estando vinculada al camino real que unía Extremadura con el Levante y a la Cañada Conquense.

 

 

La Venta de Borondo está realizada en aparejo toledano encalado, poseyendo una planta rectangular con una torre-palomar en su ángulo sur. Las estancias se articulaban en torno a tres patios empedrados que aún conservan la antigua rejería y en los cuales se encuentra un torcularium del siglo IV. La portada principal es de piedra y está decorada con dos columnas adosadas.

 

 

Esta venta, considerada Bien de Interés Cultural, es conocida no sólo por su arquitectura, sino por haber inspirado la imagen de venta cervantina incluida en Don Quijote de la Mancha.

 

 

IGLESIA DE SAN FELIPE Y SANTIAGO

 

 

Situada en la Plaza de España, la Iglesia de San Felipe y Santiago es la iglesia parroquial de la villa. Es una construcción del siglo XVI de estilo de transición del gótico al renacimiento. La Iglesia cuenta con una única nave rematada en una cabecera poligonal, poseyendo cuatro capillas laterales y un coro. Todo el conjunto arquitectónico se encuentra cubierto con una bóveda de crucería que se apoya directamente en los capiteles adosados al muro.

 

 

La Guerra Civil afectó a su estructura y patrimonio mueble, siendo destruidos el Retablo Mayor barroco del siglo XVII y el órgano del siglo XVIII. No obstante, en su interior se encuentra restaurada la pila bautismal del siglo XVI, que se haya decorada con el primer escudo de la villa.

 

 

Un fresco del Calvario realizado en el siglo XVII se encuentra situado sobre la hornacina de San José y el despacho parroquial. Este último se haya cubierto por una bóveda barroca de gruesos nervios y decoración vegetal.

 

 

En el exterior observamos los contrafuertes de ladrillo y piedra. En la fachada destacan el rosetón abocinado hecho de ladrillo cocido, la portada es de piedra caliza de trama sencilla con arco de medio punto, pilastras adosadas y dintel. Las enjutas están decoradas con dos medallones en los que aparece la Cruz de Calatrava con dos eslabones a los pies y las llaves de San Pedro puestas en aspa.

 

 

ERMITA DE SAN COSME Y SAN DAMIÁN o DEL SANTÍSIMO CRISTO DE LA COLUMNA

 

 

La ermita es una sola nave y tiene planta de cruz latina. Está realizada con tapial con verdugadas de ladrillo en los muros y contrafuertes. En el exterior, en el muro a los pies, tiene un frontón clásico de ladrillo y un ojo de buey. Justo por encima se sitúa la espadaña de ladrillo que sujeta campana, la cual posee características muy similares a la de la Universidad de Salamanca.

 

 

La portada de piedra caliza y arco de medio punto tiene una puerta con dos hojas de madera con casetones datados del siglo XVII. Está decorada con dos relieves, en uno de ellos se representa la columna y los flagelos, mientras que en el otro está grabada la corona de espinas.

 

 

En la parte norte del edificio, donde actualmente se ubica un pequeño jardín, se encontraba el cementerio de la ermita, al cual sólo se podía acceder por una puerta situada en el interior de la nave. Tenía dos recintos, una para católicos y otro para no católicos, y fue trasladado a principios del siglo XX al cementerio actual.

 

 

En su interior, destaca la bóveda de cañón y lunetos, decorada con pinturas al fresco del siglo XVII que representan el Tetramorfo. El cimborrio se cubre con una cúpula ovoide sobre pechinas muy clasicistas, estando decorado con lienzos de estilo tenebrista representando a los Santos Fundadores de las órdenes religiosas. Las paredes de la nave están decoradas con restos de pinturas góticas recientemente descubiertas y en proceso de restauración.

 

 

Hemos de destacar el retablo barroco realizado por Miguel de Oliveros en el año 1689. El retablo es de madera policromada imitando el mármol. Posee cuatro columnas salomónicas con racimos de uvas y hojas carnosas decoradas en pan de oro fino. En la hornacina central podemos contemplar la imagen del Cristo de la Columna, patrón de la localidad. En las calles laterales del retablo están las imágenes esculpidas de San Cosme y San Damián. El retablo se prologan lateralmente pintado al fresco sobre las parees del presbiterio, representando los temas del Bautismo de Jesús en el río Jordán y el Sermón de las Bienaventuranzas. Corona todo el retablo un cuadro pintado al óleo con la ciudad de Jerusalén.

 

 

ERMITAS DE LA VIRGEN DEL MONTE

 

 

Ermita Vieja

 

 

Ermita de estilo románico construida en el siglo XIII a base de ladrillo enlucido y cal. La ermita primitiva estaba formada por el presbiterio, ampliándose en el siglo XV con la construcción de la nave de planta rectangular.

 

 

La misma posee una bóveda de cañón decorada con pinturas de las cruces de las órdenes militares de Montesa, San Juan y Santiago. El presbiterio es de planta rectangular con bóveda de arista. Está decorada con un medallón en el que está pintada la cruz de la Orden de Calatrava.

 

 

Ermita Nueva

 

 

A lo largo de los años el número de devotos hacia la Virgen de Monte fue aumentando y la antigua ermita no podía dar cabida a todos los fieles, por lo que a principios del siglo XX se decidió construir otra ermita más grande que pudiese acoger a un mayor número de población.

 

 

La iglesia es de una sola nave, bastante elevada, con cabecera poligonal y coro, está cubierta con bóveda y arista.

 

@2010 Ayuntamiento de Bolaños de Calatrava | Todos los derechos reservados | RSS | Contactar | Aviso Legal | Protección de datos  aa